"Lo único imposible es aquello que no intentas"
Nutrición

La dieta mediterránea ya no está de moda

alimentosdietamediterranea

Siempre se dijo que una vez al año no hace daño, pero dos, tres o cuatro veces a la semana es excesivo y perjudicial para la salud.

La mala alimentación es un hábito que se ha instaurado en la sociedad desde hace más de dos décadas y ha provocado que aumente la tasa de obesidad en todo el mundo. España siempre ha sido fiel defensor de la dieta mediterránea saludable, pero como la mayoría del mundo occidental, cada vez se pone menos en práctica.

Frutas y verduras son los alimentos que se deben consumir a diario. Los lácteos también deben consumirse dos veces diariamente y, para reducir la grasa, pueden ser destanados. En cuanto a los alimentos proteicos como carne, pescado y huevos, los profesionales recomiendan un par de porciones cada día, aunque dentro de este grupo hay ciertas variables, como las carnes rojas, de las que no hay que abusar. Sin embargo, han llegado a nuestra dieta cómidas rápidas, bollería y comidas precocinadas que están acabando con la dieta mediterránea y tienen efectos muy negativos en la salud. Los platos tradicionales como lentejas, garbanzos o habichuelas han pasado a un segundo plano.

Estos malos hábitos se traducen en cerca de tres millones de españoles que sufren obesidad, un 26% de la población de nuestro país, afirma Felipe Casanueva, presidente de la Sociedad Española para Estudios de la Obesidad (SEEDO).

La OMS define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Esto se mide con el Índice de Masa Corporal (IMC), un indicador que relaciona el peso con la talla y que se utiliza para identificar el sobrepeso y la obesidad en adultos. Un IMC igual o superior a 25 indica sobrepeso e igual o superior a 30 indica obesidad. José Manuel García indica que las necesidades de energía que debe consumir una persona están relacionadas con el peso, la talla y la edad.

Y es que la obesidad no es tener unos kilitos de más, sino que es una enfermedad seria que puede acarrear consigo otros problemas y que necesita tratamientos para combatirla, apunta Casanueva.
Enfermedades cardíacas, diabetes, problemas respiratorios, renales o pérdidas de memoria son algunos de los inconvenientes que tiene una alimentación inapropiada. «Si no existiera la obesidad, no existiría la diabetes tipo 2», explica Francisco Tinahones, especialista de la Unidad Intercentros de Endocrinología, Metatabolismo y Nutrición de los hospitales públicos de Málaga y, a partir de enero, presidente de la SEEDO.

Para mantener una alimentación adecuada, algunas personas optan por ser vegetarianos o veganos, pero esta no es la solución, ya que estas alternativas también tienen inconvenientes. «Los veganos estrictos eliminan de su dieta carnes, pescados y huevos, por lo que tienen deficiencia de determinadas vitaminas que tienen que suplir con algunos medicamentos». Además, los profesionales consideran que el pescado es uno de los alimentos esenciales para mantener una dieta equilibrada y tan solo «una de cada cinco personas lo consume».

Para combatir la obesidad, la sociedad está bombardeada con dietas milagro que prometen conseguir un cuerpo 10, pero la mayoría «no son efectivas», cuenta Garcia. «El fármaco puede ser un complemento para la dieta equilibrada, pero por sí solo no hace perder peso». Además, ahora que las navidades están a la vuelta de la esquina es cuando más sensibles estamos a estos tipos de dietas milagro. A finales de diciembre, las comidas familiares son las protagonistas día sí y día también, y García recomienda empezar a cuidarse semanas antes de navidad. «Hay que controlar el peso, hacer ejercicio» y, sobre todo, evitar la tentación y dejar los dulces y los mantecados para cuando se acerquen un poco más las fiestas.

A pesar de todo, un reciente estudio apunta que la dieta mediterránea es mucho más efectiva para combatir la obesidad que muchos de los fármacos milagrosos y las dietas depurativas, ya que tiene todos los alimentos que necesita el organismo. Por tanto, la sociedad debe conocer las ventajas de la dieta que desde siempre hemos mantenido y evitar que la globalización de los alimentos acabe con las comidas tradicionales.

"El dolor es temporal, la gloria es eterna"
Haz click para comentar el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top
Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR